La autoestima es esencial para la supervivencia psicológica. Se trata de un pilar fundamental dentro de nuestra vida emocional, de ahí que la relacionemos en este post con el cuidado de las emociones.

Hablar de autoestima es hablar de cómo nos percibimos, de cómo nos valoramos y de cómo nos sentimos con esta percepción evaluativa que ejercemos sobre nosotros mismos. Así, una persona que se autoestima de una manera sana siente aprecio por sí misma, acepta sus limitaciones y errores, mantiene una actitud comprensiva y cariñosa hacia sí misma y atiende y cuida sus emociones y necesidades. Si te resultaría interesante saber un poco más sobre la sana autoestima, te invitamos a que leas nuestra entrada: ¿QUÉ INCLUYE LA SANA AUTOESTIMA?

Para poder desarrollar una sana autoestima resulta importante enfocarse en tres elementos clave que claramente guardan una estrecha relación entre sí: autoconocimiento, autoconsciencia y cuidado emocional.

Con autoconocimiento nos referimos al grado de conocimiento profundo que tiene una persona sobre sí misma.

La llave para poder conocernos mejor y ampliar de esta forma nuestro autoconocimiento es la autoconsciencia, es decir, vivir enfocados en el aquí y el ahora prestando atención al mundo interior, a las propias reflexiones, emociones y sensaciones.

El cuidado emocional implica, además de tomar conciencia de las emociones que sentimos, darles voz y preguntarnos qué necesitamos. Para poder cuidar nuestras emociones necesitamos vivir con un buen nivel de autoconsciencia y, sin duda, el cuidado emocional que nos podamos llegar a proporcionar repercutirá de manera positiva en nuestro grado de autoconocimiento y en nuestra autoestima.

Desde GAMMA psicólogos te invitamos a que te informes acerca del próximo taller de “Autoestima y cuidado emocional” que vamos a impartir. En él podrás darte cuenta, por un lado, de cómo es tu autoestima y de cómo podrías desarrollarla y, por otro, de cómo podrías fomentar un cuidado más profundo de tus emociones.

Esforzarse en desarrollar una sana autoestima y en cuidarse a nivel emocional, sin duda, va en la línea del bienestar psicológico. Brinda la oportunidad de poder identificar y gestionar las diferentes emociones y desafíos vitales que se presentan, con confianza y con una actitud más comprensiva que castigadora.

“La autoestima positiva es el requisito fundamental para una vida plena”.
(Branden)