¿Cuántas personas creéis que son capaces de infligir un daño casi mortal a otra persona, sólo por el hecho de que se lo ordenen?

Recuperamos aquí un clásico experimento de la psicología social, para reflexionar sobre la toma de conciencia de nuestra responsabilidad personal en cada una de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida.